Los 75 mejores deportistas españoles (olvidados)

Posted on 9 octubre, 2013

3


Con motivo de su 75º aniversario, el diario MARCA ha lanzado una encuesta para elegir a los mejores deportistas españoles de la historia. Un listado de candidatos que ha causado cierto revuelo en las redes sociales. Asumiendo (no sin hacer un importante esfuerzo en algunos casos) que son todos los que están, lo que queda claro es que no están todos los que son. Ni por asomo.

Lo fácil en internet es destruir y criticar. Lo que viene siendo rajar. Pero lo correcto sería aportar y construir. Y eso es lo que pretendo hacer (con la inestimable ayuda de algunos familiares y compañeros) en este post. Proponer OTROS 75 CANDIDATOS cuya presencia no desmerecería entre los grandes de nuestro deporte.

javi-gomez-noya-londres-2013

Este particular listado de “olvidados” lo tiene que encabezar (en base a una opinión totalmente personal pero muy respaldada) el deportista con mayúsculas que da imagen a este post. Javier Gómez Noya, triateta, tres veces Campeón del Mundo, siete años consecutivos sin bajarse de un podio planetarios y plata olímpica en Londres 2012. El embajador del tri español y absoluto referente mundial de su deporte es uno de los eternos proscritos en esta clase de nominaciones (¿para cuándo un Príncipe de Asturias?), pero como él hay muchos casos. MUCHÍSIMOS.

Pioneros y supercampeones

El deporte español hoy es potencia internacional pero no siempre ha sido así. Hemos llegado a un lugar de privilegio gracias al trabajo de tremendos deportistas que abrieron la lata cuando no era nada fácil. Algunos de ellos se dejaron la vida en el intento, como el gimnasta Joaquín Blume o el trazador de caminos (traducción de Trail Blazer) Fernando Martín. Anillas y aros han visto a pocos privilegiados nacidos en España darles tan buen trato como ellos. También trataba bien, en este caso a sus caballos, un tal Claudio Carudel.

Y es que vivimos en una tierra de Supercampeones olvidados. Que le pregunte a Sheila Herrero, 15 veces campeona del mundo de patinaje; a Jordi Tarrés, siete entorchados mundiales consecutivos, al igual que su discípulo Toni Bou; a Laia Sanz, 15 veces nº1 del enduro mundial, a Gisela Pulido, dueña y señorita del kitesurf internacional durante 8 años, a Kilian Jornet, pluricampeón de todo lo que tenga que ver con las carreras de montaña, a Benito Ros, 8 veces maillot arcoiris del Bike Trial, o a Pedro Gil, capitan de la actual selección de hockey patines y que ha participado en 6 de los 16 mundiales que ha levantado la Roja del stick y las ruedas. 

Pero si hablamos de títulos y de vivir lejos de los focos, hay que poner en el número uno a Teresa Perales, nuestra deportista paralímpica más laureada, con 22 medallas en cuatro Juegos. Impresionante. También colosales deportistas paralímpicos son Enhamed Enhamed con 9 metales también en natación, David Casinos, con cuatro oros en lanzamientos o Jon Santacana, con seis metales en esquí alpino.

Futbolitis y deportes mediáticos

Uno de los grandes problemas de nuestro panorama deportivo es que el fútbol lo fagocita todo. O casi todo. En la lista propuesta por Marca llama la atención la enorme cantidad de jugadores, entrenadores y hasta dirigentes del deporte rey. Y aun así no están todos y las comparaciones ofenden. Se echa en falta, y mucho, a Xavi Hernández, futbolista español más laureado y motor de un estilo de juego que ha deleitado al mundo. Tampoco aparece el máximo goleador histórico de la selección como es David Villa. Y puestos a entrar en la historia por un gol clave, como Fernando Torres, el listado original se olvida claramente de Marcelino y su tanto en la Euro del 64. O de Pereda que le dio el pase y anotó el primero de aquella final. O incluso de Kiko, que nos dió la única medalla de oro olímpica de nuestras vitrinas. Y hablando de entrenadores sabe mal no ver a Pep Guardiola entre uno de los grandes. O si nos ponemos a incluir directivos, aun siendo yo del Atleti toca acordarse de Santiago Bernabeu.

Otro deporte sobre-representado en la lista es el motociclismo. Todo el que ha ganado algo grande figura en la lista (Aspar, Pons, Pedrosa, Lorenzo, Márquez), algo criticable en el momento en que no se hace en todos los deportes. En ciclismo no aparece Luis Ocaña por mucho que se relean los 75 nombres. O Carlos Sastre, que también ganó un Tour. O Pereiro (modo irónico ON). Tampoco está nominada Joane Somarriba. Y eso está feo habiendo sido una deportista como la copa de un pino. Como los entrenadores/seleccionadores son importantes y tienen cabida, personalmente me hubiera gustado un reconocimiento a Paco Antequera, que se ha colgó 4 oros, tres platas y dos bronces en ocho años. Curioso botín.

En tenis no se incluye a todo un doble campeón de Roland Garrós y medallista olímpico como Sergi Bruguera. Ni a dos tenistas números uno como Ferrero y Moyá, gandores de varias Copas Davies. Ni a la mejor doblista española de la historia, líder durante años del ranking mundial y doble medallista olímpica como Vivi Ruano.

En torno a la pelota naranja también recaen agravios. Considerar a Epi o Navarro como grandes del baloncesto español no hubiera sido ni mucho menos descabellado. Y qué decir de Amaya Valdemoro

Sobre ruedas y con motor haberse acordado de Salvador Serviá o Jordi Arcarons como pioneros en el Dakar hubiera sido bonito. O del Alfonso de Portago en la Fórmula 1 (¡y el bobsleigh!)). O de Luis Moya como guía indispensable para los éxitos de Carlos Sainz. Y hasta del bueno de Antonio Albacete y su camión.

Grandes no olímpicos…

El boxeo profesional ha dado grandes alegrías a nuestro deporte. Desde los tiempos de José Legrá hasta los actuales de Gabriel Campillo, pasando por la turbulenta época de “Poli” Díaz. También peleaba, y muy bien, fuera del cartel olímpico José Manuel Egea, el mejor karateka jamás nacido en España, con tres mundiales que lo respaldan. 

Con el balón en los pies, pero fuera del primer plano mediático y de los aros de cinco colores podría citarse a Paulo Roberto, quizás el mejor jugador de futbol sala de la historia, a Javi Rodríguez, pelotero con más goles e internacionalidades con la selección bicampeona del mundo, y desde luego, a Ramiro Amarelle, crack absoluto del fútbol playa y de la exitosa selección española.

… y olímpicos, por su puesto

ATLETISMO: Resulta raro ver a Martín Fiz, pero no a Abel Antón. Personalemente también incluiría a García Bragado (mis respetos Chuso) y a Niurka Montalvo, algo más cubana pero menos tramposa que la otra atleta campeona del mundo que ha visto nuestro tartán. Estirando el chicle se puede hasta recordar a Miguel De la Quadra, el frustrado Fosbury español. 

NATACIÓN: Si se habla de nadar en España hay que acordarse (¡siempre!) de Martín López-Zubero y de David Meca. Reconocer a Nina Zhivanevskaya su aportación cuando caminabamos en el desierto tampoco queda mal. Ni poner a Andrea Fuentes a la altura de Gemma Mengual o incluir a Anna Tarrés como parte importante de los éxitos de ambas. En waterpolo si a los goles de Estiarte añadimos las paradas de Jesús Rollán nadie se quejaría. Y si le damos a Jennifer Pareja la representación de una generación dorada en el plano femenino tampoco se disgustaría el personal.

BALONMANO: Talant Dujshebaev. No hay más que añadir señoría.

VOLEIBOL: ¿Tanto cuesta reconocer su mérito al que fue mejor jugador del mundo? Rafa Pascual es un must.

VELA: Ningún otro deporte nos ha dado tantos éxitos como para quedarnos solo con Zabbel. El mejor navegante español ha sido Luis Doreste (primer deportista español en lograr dos oro olímpicos, abanderado, patrón de Copa America…) y hay que reconocérselo. Lo mismo que la irrepetible pareja Iker Martínez/Xabi Fernández, con su oro olímpico y sus tres mundiales. Los dos mundiales y el oro olímpico de Marina Alabau tampoco deberían caer en el olvido.

GIMNASIA: Las “niñas” del oro de Atlanta tiene a su mejor representante en Nuria Cabanillas. Tres mundiales son aval más que suficiente.

JUDO: Otro deporte que ha dado lustre a nuestro medallero históricamente. Isabel Fernández es su mejor exponente.

TAEKWONDO: Brigitte Yagüe, sus tres mundiales y plata en Londres merecen un hueco. Y Joel González, su terriblemente precoz triple corona (europeo, mundial, Juegos).

HOCKEY HIERBA: Aquí toca quedarse con Pol Amat como representante de todo un deporte y una familia (hermano, padre y abuelo medallistas olímpicos)

LUCHA: La pelea de Maider Unda desde el pozo mediático creo que bien vale una mención.

PIRAGÜISMO: No solo de Cal vive este deporte. En su día lo hizo de Herminio Menéndez (tres medallas olímpicas y un oro mundial) y durante un buen tiempo lo seguirá haciendo de Saul Craviotto.

CICLISMO EN PISTA: Inaugurar el festival de medallas de Barcelona con un oro es algo que muchos querrían contar a sus nietos. José Manuel Moreno podrá hacerlo.

TIRO CON ARCO: Entrenar, entrenar y entrenar para ganar el día que el mundo pone sus ojos sobre ti. Eso hizo el equipo español de Tiro con Arco en Barcelona. Sus componentes eran Alfonso Menéndez Vallín, Antonio Vázquez Megido y  Juan Carlos Holgado.

ESGRIMA: La única medalla española hasta la fecha del único deporte olímpico de origen la ha logrado José Luis Abajo “Pirri”. Deportista metódico y persona de “diez”. Claro que le incluyo.

VOLEY PLAYA: Tres Juegos, tres parejas diferentes y una plata histórica. El mejor “voleiplayero” de nuestro país es y ha sido Pablo Herrera.

PELOTA VASCA: Y los primeros, en este caso, son los últimos. La primera medalla, que además fue de oro, para el olimpismo español nos lo dio el duo José de Azézola/Francisco Villota en Paris 1900 y en un deporte “made in spain” (digamoslo así).

———

Y con esto llego a 75. Y me ha dolido dejarme a más grandes como Ivan Raña, Demetrio Lozano, Enric Masip, Valentí Massana, Daniel Plaza, Juan Carlos Higuero, Alejandro Valverde, Samuel Sánchez, Abraham Olano, Carles Puyol, César Pérez de Tudela, José Manuel Calderón,  Juan Antonio Corbalán, el otro López Zubero, Maria José Rienda, Blanca Fernández-Ochoa, José Antonio Hermida…

Anuncios