De serbios y croatas (en el deporte) 20 años después

Posted on 19 mayo, 2012

0


El pasado 12 de enero se cumplieron 20 años de la independencia reconocida de Croacia como estado independiente. Fue la segunda de las repúblicas balcánicas en desligarse de Yugoslavia (tras Eslovenia) y le costó lo suyo: una guerra de cuatro años (1991-1995), decenas de miles de muertos, cientos de miles de desplazados debido a la peculiar distribución demográfica en la zona y una generación entera marcada por el odio. A nivel deportivo las consecuencias del conflicto se pueden apreciar en el MARAVILLOSO documental “Once Brothers” (traducido al español como “Hermanos y enemigos”) que narra el final de la amistad entre los jugadores de baloncesto Vlade Divac (serbio) y Drazen Petrovic (croata). Son 80 minutos de pura poesía narrativa.

El Informe Robinson dedicado al llamado “Partizan de Fuenlabrada” también refleja bien la situación que se vivió en el año 1991, con la prohibición de disputar partidos internacionales en territorio serbio. Desde entonces, han pasado más de dos décadas y aunque el conflicto armado acabó, sigue existiendo mucho odio entre ciertos sectores de ambas naciones. Sin ir más lejos, este mismo año se han producido incidentes entre aficionados en el pasado europeo de balonmano disputado en Serbia.

Por todo ello, y aunque ya no existan los tabús de la década de los 90, me ha resultado muy curioso leer la noticia del interés del Real Madrid en dos futbolístas balcánicos de cara a la temporada que viene: Luca Modric, centrocampista croata del Tottenham y Branislav Ivanovic, defensa serbio del Chelsea. En caso de que llegasen, no habría ningún problema en el vestuario. De hecho, ya coincidieron Suker y Mijatovic, con el conflicto mucho más reciente, y su entendimiento fue total (aunque Pedja en realidad fuera montenegrino, en aquellos días su pasaporte era serbio). Sin embargo, lo que me ha llamado mucho la atención, y me ha llevado a escribir este post, ha sido que al informarme sobre ambos futbolistas y buscar sus ciudades nacimiento en el mapa, me he encontrado con esto. Ojito:

Google Maps “no puede calcular rutas entre Zadar (Croacia) y Mitrovica (Serbia)”. Probablemente se trata de un fallo puntual de la aplicación, pero me ha impactado bastante y he querido compartirlo con todos vosotros. Y es que aunque parece que todo el conflicto balcánico ha quedado totalmente en el pasado, siguen existiendo consecuencias llamativas a pesar de ser anecdóticas. Sin ir más lejos, el pasado 2 de mayo, tras la polémica pelea entre el entrenador de la Fiorentina Deglio Rossi y el jugador Adem Ljajic, el público del sector más radical del estadio se puso de parte del técnico italiano e insultó al centrocampista recordándole sus orígenes serbios. Cabe destacar que la mayor figura del equipo viola, Stevan Jovetic, es de Montenegro, la última región en independizarse de Serbia.

La conclusión de todo esto es sencilla. La historia siempre estará ahí para recordarnos nuestros errores y procurar que no volvamos a cometerlos, pero hay que pasar página. Como acertadamente se dice, EL NACIONALISMO SE CURA VIAJANDO, así que estos dos futbolistas, internacionales absolutos con sus selecciones y versados en una liga multicultural como la Premier, no tendrán ningún problema de adaptación si Florentino finalmente tira de chequera para complacer a Mou. Aunque Google Maps no les sepa indicar como ir del pueblo del uno al del otro…

Alberto Ortega

Anuncios