Bye Roy – [Vídeo]

Posted on 14 diciembre, 2011

0


Lockout. Convenio. Rumores. Traspasos. Salarios. La NBA genera cientos de noticias al día y más en estas fechas previas al comienzo de la temporada. Y en España, como de costumbre, pecamos de “patrioteo”. El culebrón en torno a la situación de Pau en LA, la renovación de Marc con los Memphis, el traspaso de Rudy a Denver, los primeros entrenos de Ricky en Minnesota y la posible “amnistía” de Calderón en Toronto han centrado el 95% las noticias de los medios nacionales en las últimas fechas. Sin embargo, poco se ha leído, visto o escuchado sobre la retirada de uno de los grandes cracks del deporte de la pelota naranja en la última década.

Brandon Roy (Seattle, 1984) cuelga las zapatillas a sus 27 años, lastrado por las lesiones. Sus rodillas han dicho basta tras apenas cinco años de profesional. El escolta de los Blazers ya no tenía cartílagos tras seis operaciones y su rendimiento había bajado en la última temporada. Sus “muelles” se habían oxidado y él mismo reconoció “sentir lástima de sí mismo“. Su fantástica muñeca aun tendría cuerda para rato, pero si las piernas no acompañan es imposible jugar cuatro partidos semanales durante seis meses al año.

Con B-Roy se va uno de los jugadores más decisivos de toda la NBA. Sus “buzzer-beaters” eran un clásico en los highligts semanales de la mejor liga del mundo. No obstante, en la temporada 2008-09 (la mejor de su corta carrera) fue el tercer máximo anotador de la competición en los últimos cuartos por detrás de Lebron y Kobe. Este dato ofrece una idea de la dimensión alcanzada por un “jugón” que se echó a la espalda una franquicia en horas bajas, llevándola al playoff las tres últimas campañas. Siempre por encima del 45% en tiros de campo y 33% en triples, Roy promedió más de 20 puntos, 5 asistencias y 4,5 rebotes por noche en sus primeras cuatro temporadas (274 partidos de liga regular y 9 de playoff). Aunque sus porcentajes de tiro se mantuvieron, su producción bajo hasta los 12 puntos de media en los apenas 53 encuentros (6 de playoff) que sus maltrechas rodillas le permitieron disputar el año pasado.

Su impacto se hizo notar desde el primer día. Elegido en sexta posición del draft 2006, se hizo merecedor (holgadamente) de un galardón para el que estaba predestinado. Roy se convirtió en ROY (Rookie Of the Year) por delante de jugadores de la talla de Rondo, Bargnani, Gay, Aldridge, Foye, Millsap o Garbajosa. Un premio con pedigrí que en las ultimas dos décadas han levantado estrellas como O’Neil, Kidd, Iverson, Duncan, Carter, Gasol, Stoudamire, James, Paul, Durant, Rose o Griffin entre otros. Destaca también su presencia en todos los All-Stars Weekend en los que su físico le respetó. Titular en los dos partidos de rookies vs. sophomores que disputó, el tercer y cuarto año de andadura NBA fue llamado a las filas del Oeste para el Partido de las Estrellas.

Y precisamente eso es lo que se apaga en la NBA. Una de las estrellas más brillantes del pasado lustro. Un jugador con el 7 a la espalda que no olvidarán en Portland, franquicia perseguida por la mala suerte en las noches de Draft, pero que acertó de pleno con Roy. El fabuloso escolta que en España, tristemente, pasará a la historia por ser quien cortó la proyección de “nuestro” Rudy Fernández de la mano del “malo, malísimo” Nate McMillan.

¡Bye Roy!

Alberto Ortega

P.d. Esta semana se ha conocido también la retirada, en este caso sólo de la selección, del mítico Johnny Wilkinson, apertura inglés que llevó al XV de la Rosa a conquistar el Mundial de Rugby de 2003. Un dios del balón oval que deja el combinado de su país tras 70 internacionalidades y más de 1000 puntos. ¡Goodbye Wilco, a tí también!

Anuncios