Enlocutorequecidos – [Video]

Posted on 22 marzo, 2011

3


Cómo me gusta inventarme palabras. La que titula esta entrada significa “Locutores enloquecidos” y es un homenaje a todos esos comentarístas que alguna vez entraron en éxtasis en plena retransmisión. La última narración pasada de rosca nos la dejó este fin de semana un periodista “desconocido” que ha saltado a la fama por el derroche de pasión que puso en el frenético final “triple-va-triple-viene” del Unicaja-Real Madrid. Con todos ustedes, Oscar Cuesta.

Sin embargo, el bueno de Cuesta no es el primero en perder la voz (o los papeles) ante un momento deportivo apoteósico. El maestro Víctor Hugo Morales nos regaló la que probablemente sea la narración más repetida en la historia del deporte: el denominado “Gol del Siglo” de Maradona.

Aquel estilo de narración “sudamericano” se impuso en España en años los ochenta y el genial Héctor del Mar,”el hombre gol”, nos dejó momentos de radio irrepetibles cantando goles en Radio Intercontinental (“¡cómo te queremos Manuel Sánchez Delgado!”). En la tele se hacian menos alardes de voz pero Jose Ángel de la Casa no pudo reprimirse con el “Gol de Señor” que suponía el 12-1 a Malta y la clasificación para la Eurocopa de 1984.

Ya en los 90, y con permiso del “Gol de Abreu” del inolvidable “El Día Despues” de Michael Robinson Lobo Carrasco en Canal+, la locución deportiva más desgarrada de la década fue el colosal “Gol de Nayim” que daba la Recopa de 1995 al Real Zaragoza. Garpar Rosetti literalmente enloquecía en directo…

En la década de los dosmiles podría escoger entre el “Gol de Alfonso” en la Eurocopa 2000 (mención especial para la narración de Manolo Lama en la SER) o el #Iniestademivida de José Antonio Camacho en la final del Mundial de Sudáfrica 2010, junto a Paco González. Sin embargo, por la pérdida total de papeles de Joan María Pou (AKA lo puto crack) en Rac1 me tengo que quedar con el Iniestazo de Stamford Bridge.

Pero dejando de lado el fútbol, no me puedo olvidar de el locutor de locutores, que no es otro que el fallecido Andrés Montes. La narración del minuto final del sexto partido entre Utah Jazz y Chicago Bulls con el “ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta” del triple de Stockton y el “me llamo Michael Jordan” tras la última canasta del 23, debería estudiarse en las facultades de periodismo. ¡¡Daimiel!!

Alberto Ortega

Anuncios